Uno de los principales temas legales en los adultos mayores es la preparación y presentación del testamento ante un notario público. Si bien existen ya numerosas facilidades para poner al corriente los bienes y propiedades, existe mucha gente que no le da importancia al tema, y esto genera complicaciones legales más adelante.  

El testamento es el instrumento legal por excelencia para transmitir los derechos de bienes inmuebles, en expresa voluntad del legítimo propietario o testador. Esto se hace para que una o varias personas adquieran los derechos de propiedad de un bien después de su fallecimiento. Estas personas serán nombradas como legitimas herederas, por lo que el testamento se convierte en el legítimo acto de disponer los bienes para ser distribuidos después de su muerte.

El testamento puede ser de dos tipos:

Testamento a título universal: Se transmite la totalidad de bienes, derechos y obligaciones en los porcentajes asignados.

Testamento a título particular: Llamado también legado, es para heredar un objeto o un derecho en particular a una o varias personas.